• Phone: 637023535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Fin de semana en las Montañas del Berguedà

by Tu Gestor de Salud 0 comments

Blog - Grifone de los Pirineos 2015

El viernes por la tarde llegué al Mirador de Gresolet para hacer noche con mi compañera inseparable Gea. La lluvia y la niebla nos acompañaban pero al final de la tarde despejó y el impresionante Pedraforca nos saludó… No era su cara oriental más conocida pero era igualmente bonita y llamativa. Esperanzada de que el sol nos acompañara en la ruta, madrugué para ver el amanecer con esas espectaculares vistas e iniciar la ruta. La subida es dura de pelar pero como venía descansada del viernes y con muchas ganas de conocer esta montaña apreté lo que pude y tiré con todas mis ganas hasta la zona más técnica de trepada, donde un poco de nieve, el viento y la niebla empezaron a dificultarme la ruta.cim-pedra-970x539

Al pasar el tramo de trepada más complicado la niebla ya cubría todo y era difícil ver el camino marcado (destrepada y vuelta a trepar) pero tuve la suerte de que unos chicos que iban fuertes y con pinta de corremontes me adelantaron. Aproveché para saludarles y pedí seguirles hasta la cima, ya que no conocía la zona y con la niebla era difícil encontrar el camino. Ellos, encantados, me hicieron de liebres, así que, concentrada para no perderles, intenté seguirles el ritmo. De esta manera conseguí llegar a la cima sin mayores dificultades. Fue una pena no poder disfrutar de las vistas porque la niebla lo cubría todo, aun así la subida hasta la cima me pareció espectacular. Me hice una foto de rigor en la cima, ¡y esta vez acompañada! (¡ya era hora de encontrarme vida humana en las alturas!) e inicié una bajada para nada esperada….

cim-500x500De inicio fue complicada por la niebla, lo que hizo que me desorientara un poco y cogiera la senda equivocada hacia Gósol. ¡Menos mal que las nubes dejaron durante unos minutos una ventana que me permitió ver el pueblo y percatarme así que no estaba en la dirección adecuada! Miré el track en mi Suunto y comprobé que estaba totalmente fuera de la ruta y entonces fue la hora de sacar el GPS TwoNav y los mapas y localizar bien mi situación. Tenía que desandar, es decir subir, unos 300 metrillos de desnivel para recuperar la senda que llevaría a la famosa tartera por el PR 123.

¡Y qué decir de la tartera…! Mejor venir a conocerla. A mí me dejó sin piernas, sin suela de zapatillas y con un poco menos de trasero (algo que en mi caso no me viene nada mal ;) ). Creo que da igual por dónde la bajes, si por el camino señalado o, a lo catalán y propio de lugareños, en línea recta y sin piedad… Probé de ambas formas y ambas me llevaron al tobogán (que sin nieve debe ser algo más incómodo jaja). La bajada parecía interminable pero al final fue entretenida y divertida, con selfies y con la directa puesta hasta llegar de nuevo al Refugio Lluís Estasen, donde había parada obligada para conocer al guarda (comúnmente conocido como El Punki), con quien me eché unas risas y fotos y tomé algo fresquito.

via-ferrata-400x525Enseguida estaba de vuelta al coche porque parecía que por la tarde habría de nuevo tormenta y tenía una cita con Alexis deCercleaventura- Espai Actiu Vallcebre para hacer una vía ferrataen la zona. El tiempo nos respetó y nos permitió disfrutar del lugar y de la vía Empalomar, sencillita y muy bonita, ideal para terminar una jornada completa de montaña.

Por la tarde y para completar el fin de semana de montaña en el Berguedà inicié mi camino hacia el refugio de Rebost (uno de los refugios incluidos en la ruta Cavalls del Vent), donde Anna y Cintome esperaban con los brazos abiertos y una riquísima cena. Hay lugares que, por lo que sea, nos despiertan ciertos sentimientos que nos enganchan a la montaña, y el refugio de Rebost, para mí, ha sido uno de estos lugares. Quedé encantada con el refugio y me hubiera quedado una temporadita allí con sus guardas Anna y Cinto. El refugio tiene un encanto especial que atrapa.

Así que tocó una ducha calentita, muy deseada después del día que llevaba, y ¡a la mesa! Fue una cena riquísima en familia, con Cinto, Anna y unos amigos, Xabi y Laura, en la que mientras nos conocimos intercambiamos vivencias y aventuras montañeras. Tras la cena me mostraron un video muy bonito del parque natural Cadí-Moixeró, acompañado de unos ricos chupitos de ratafía. Cinto decía que me darían energía para la ruta que me habían recomendado para el día siguiente y yo como buena huésped le hice caso ;).

El domingo por la mañana nos esperaba una sorpresa, ¡había nevado! Desde el refugio parecía que no demasiado, pero había caído más de lo esperado. La ruta estrella (así le llaman en el refugio) sube a la Tossa d’Alp y el refugio Niu de l’Águila por Comafloriu, siguiendo la ruta Cavalls del Vent, para bajar por el PR126. Me acompañaba Xabi, amigo de los guardas, y decidimos hacerla en sentido contrario. Se trata de una ruta de 15,5 km con 1.200m de desnivel positivo muy, muy bonita y todavía más bonita el domingo con la nieve. ¡Era increíble cómo estaba el paisaje! A pesar de que la niebla cubrió parte del recorrido, el sol dejaba verse a ratos y el contraste y el paisaje con la nieve recién caída era espectacular.

nieve-970x555A la vuelta al refugio, tras una bajada a tope persiguiendo a Xabi, que está como un toro (¡no había manera de pillarlo en las subidas pero tampoco en las bajadas!), todavía me quedaban ganas y animada por Cinto (todo un personaje con más energía casi que yo) decidí alargar la ruta hacia San Marc de Brocà. Emocionada con los senderos y disfrutando del paisaje, me pasé del cruce de GR con el PR y terminé bajando, sin querer, hasta la Mare de Déu del Paller. Eran unos 5km y 400m de desnivel de regalo, pero yo, encantada con el paseo, decidí volver y por supuesto llegar al objetivo. Al final fue una gran ruta de trail running, con 29km y 2.400m positivos, ¡qué pedazo de entreno y de día! En estos parajes parece que los km no pesan ;).

A la llegada al refugio ya me esperaban con la mesa puesta y un delicioso menú… Tras la sobremesa ayudé a Anna y aCinto a recoger y, agotando los últimos minutos en el dulce hogar, juntos cerramos el refugio hasta el fin de semana siguiente y yo seguí mi camino hacia mi nuevo destino, ya en la comarca de la Cerdanya.

Ya llevo algo más de la mitad del viaje y he tenido un poquico de bajón: echo de menos a Congo, mi perro y amigo inseparable, a mis amigos y familia, me he sentido muy cansada un par de días y también al hacer balance de lo vivido (que no soy capaz de asimilarlo todavía) y de lo que me queda… ¡Buf! ¡Muchas emociones y experiencias!

¡Un abrazo grifonero!

Los comentarios están cerrados.

Lo último en el Blog

Twitter

Contacto

  • Calle Velázquez, 115, Madrid
  • Phone: 637 023 535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Facebook

.

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Siguenos

Síguenos

Aviso legal Y Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso legal, ACEPTAR

Aviso de cookies