• Phone: 637023535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Descubriendo la Cerdanya

by Tu Gestor de Salud 0 comments

Blog - Grifone de los Pirineos 2015

El domingo por la tarde crucé el túnel del Cadí para llegar a la Cerdanya, una comarca que ya había pisado de paso pero que todavía no había explorado a fondo. Mi primer destino fue La Molina, donde pasaría la noche con Gea en la zona de Alabaus en el Pla d’Anyella.

segway-400x533Le estoy cogiendo cariño a este trasto, pero ¡qué frío pasé! Toda la noche estuvo nevando y, aunque lleve calefacción, dormir arriba en invierno se nota… Sin embargo, dormir abajo con la de trastos que llevo se hace imposible, así que… ¡Un buen saco y tan a gustito!

El lunes por la mañana me tocaba descanso sobre ruedas (que ya estaba bien de machacar las patas todo el fin de semana en la montaña), así que me fui a buscar a Robert del Parc Aventura de La Molina, y también guía de la empresaAltitud Extrem, que me acompañaría durante un recorrido por la estación ensegway. Nunca me había montado en uno y reconozco que tiene su encanto. Al inicio parece imposible de manejar, pero enseguida se le pilla el truquillo y conducirlo mola… ¡Una actividad nueva y muy divertida!

Tras la ruta sobre ruedas, mi intención era ir de compras a Puigcerdà y visitar la ciudad y también la Farmacia de Llivia, pero resulta que los lunes cierran todo porque trabajan los fines de semana. Era como una ciudad cerrada por vacaciones y creo que era la única turista que andaba por la calles. Aproveché para subir al campanario y disfrutar de las magníficas vistas de todo el valle sin que nadie me molestara. Tras esto, hice una visita a Carles del Consell para que me diera más información sobre la comarca y di un paseíto por Llivia (eso de estar en Catalunya dentro de Francia es interesante ;) ). Fue una pena no poder entrar al museo: de nuevo me encontré con todo cerrado.

Después de un día más o menos relajado tocaba, como no, un día cañero de montaña. Un día sin andar por ella y ya la echaba de menos… No sé lo que voy a hacer cuando llegue a Madrid… :( . De nuevo, acampamos con Gea a pie de mi nuevo objetivo: el Puigpedrós, cima de 2.916m de altura. Fue otra nochecita de frío: llegamos hasta los menos 7 grados pero esta vez las estrellas nos daban calor. El cielo era impresionante, ¡parecía poder cogerlas! Dormimos en la zona delrefugio de Malniu, que ente semana todavía está cerrado. Por cierto, este es otro de los refugios incluidos en la Ruta dels Estanys Amagats que prometí visitar. La idea inicial era hacer una ruta circular de unos 17 km, incluida en la ruta de las cimas de los Estanys Amagats, pero la nieve de los dos últimos días me imposibilitó cumplir con este objetivo.

cima-970x537

Salí preparada con todo el material necesario, incluido el piolet y los crampones, pero la cantidad de nieve hacia que en determinadas zonas me hundiera hasta las rodillas. Además, en la zona alta y desde la cima del Puigpedrós no veía muy claro el cresteo que debía realizar, con cornisas algo expuestas que no me gustaron. No parecía muy peligroso pero tampoco muy seguro y no me vi con ganas de cruzar y pasar un mal rato, así que, tan contenta, hice la cima delPuigpedrós que ya me costó lo suyo, y volví por el mismo camino, que no tenía pérdida ni mayor riesgo. En ese momento, era mejor malo conocido que bueno por conocer.

Al llegar al refugio, con ganas de más, decidí visitar el estany de Malniu. Estaba precioso: ¡mitad congelado y mitad no! Además, al haber perdido ya altura, el solecito calentaba y el paseo fue muy muy agradable. Gracias a este extra, tuve la oportunidad de conocer a Claudia, una chica que trabaja en el refugio de Malniu y que es corredora, y a su jefe Jordi, que subieron a dar un paseo y a vigilar las obras de ampliación, que empezaban ese mismo día, y, por supuesto, a ver si me pillaban, ya que sabían que la Grifone de los Pirineos andaba por allí.

Fue un placer, como siempre, pasar un rato con los lugareños y conocer un poquito de ellos y de sus vidas. Además, me propusieron el reto de batir el récord de una ruta circular que tienen diseñada con varias cimas y de la cual Claudia tiene ahora mismo el título. Así que me quedé con la miel en la boca: otra cosa anotada en la agenda para la próxima temporada… Me están sugiendo muchos, ¡al final me instalaré de verdad en los Pirineos!

trinxat-300x300Después de dos noches frías en la furgo, pude dormir calentita en Cal Rei, una casa rural fabulosa en Lles de la cual ya os había hablado porque paré a saludar a su dueño Lluís cuando estuve de paso hacia el refugio Cap del Rec). La casa es preciosa, muy tranquila y con unas vistas al Cadí espectaculares. Lluís muy amable: me preparó el famoso trinxat de la Cerdanya, un plato algo calórico pero muy rico y que hay que probar sí o sí si se pasa por aquí. Además de km montañeros, el viaje está siendo todo un festín gastronómico: voy a necesitar a mi nutricionista cuando vuelva porque ya me llevo algún kg de más, jaja… Pero no se puede decir que no a nada así que, ¡a disfrutar!

Al día siguiente y tras un gran desayuno (otro extra de calorías) me despedí deLluís y de Cal Rei para ir a dar un paseo por la historia y visitar la línea de defensa de los Pirineos: el Parc dels Búnquers de Martinet i Montellà de Cerdanya. Fue una visita cultural y de memoria histórica.

Tras esto y siguiendo la jornada histórica, me lancé a realizar a un recorrido de trail running de 20km a lo largo de un pequeño trozo del Camí dels Bons Homes (o lo que es lo mismo, la Ruta de los Cátaros) un sendero de gran recorrido (GR107) que permite seguir las huellas del catarismo atravesando los Pirineos de Catalunya a Francia. Comencé la ruta en la vila para llegar hasta la Cabana dels Esparvers, con un pie en Cataluña, otro en Andorra y las orejas en Francia.

Me dieron ganas de continuar hasta la Portella Blanca, ya en territorio francés, pero, aunque no quedaban más que 4km, entre ir y volver era una hora más y no tenía más tiempo… Fue una pena… De cualquier forma, el GR, al menos el tramo recorrido, es muy recomendable, con un desnivel considerable pero un terreno asequible para todos. Algo que le dio un toque especial a la ruta fue la lluvia, esta vez moderada y en la cantidad justa para disfrutar de ella… ¡Como veis, vivo encantada con toda situación que se me presenta! Como buena Grifone, tengo un alto poder de adaptación ;)

De vuelta tocaba parar en Prullans para descansar en el Hotel Muntanya & Spa, en unos aparthoteles dentro del Resort Cerdanya Prullans y, como no, de disfrutar de su fabuloso spa durante mi momento de relax.

huskies-600x439Al día siguiente, y para celebrar el día de Sant Jordi, compré una rosa y un libro en un puesto que habían puesto los niños del colegio en Prullans, y después fui a visitar a Lázaro, musher del Grifone Team. Fue un placer conocerlo a él y a su súper equipo de huskies siberianos. ¡Qué preciosidad de perros y qué pedazo de vida junto a ellos! Es una vida complicada, diría yo, y muy sacrificada pero entiendo que muy gratificante… ¡Enhorabuena Lázaro por todos vuestros triunfos! Me ha encantado conoceros, y ya sabes que me ofrezco de voluntaria para echarte una mano en alguna de tus próximas competiciones ;) (¡Vaya lista de planes y compromisos me estoy creando ja ja!).

Algo que valoro mucho de esta aventura son estos pequeños ratos compartidos con grandes personas: deportistas, lugareños, guardas de refugios… Me encanta conocerles y compartir vivencias. Os aseguro que de este viaje me llevo amistades que mantendré seguro en el tiempo :) .

Como anécdota, deciros que hasta ahora que no me he perdido en la montaña (quizás gracias a mi Suunto, GPS TwoNavy mapas de la Editorial Alpina) pero que el lunes, en Puigcerdà, ¡perdí a Gea y también a mi Suunto Ambit3 Sport! Fue un día un poco raro, ya que eso de que estuviera todo cerrado me descontroló un poco: aparqué sin pensar muy bien lo que estaba haciendo y luego no había manera de localizar la furgo. ¡Y como no había nadie por las calles, fue un desastre! Y tampoco sabía explicar muy bien donde la había dejado… Por si fuera poco, una vez localizada, decidí darme un homenaje en un restaurante de comida japonesa donde puse a cargar mi Suunto y… ¡me lo dejé al salir! ¡Menos mal que me di cuenta cuando estaba todavía saliendo de Puigcerdà y pude volver a recuperarlo…!

Ahora voy a ir a recoger el equipaje y, de nuevo, iniciar el viaje con Gea hasta próximo destino: ¡El Ripollès! Seguro que tampoco me faltarán aventuras… ;)

Abrazos grifoneros!

Los comentarios están cerrados.

Lo último en el Blog

Twitter

Contacto

  • Calle Velázquez, 115, Madrid
  • Phone: 637 023 535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Facebook

.

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Siguenos

Síguenos

Aviso legal Y Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso legal, ACEPTAR

Aviso de cookies