• Phone: 637023535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Disfrutando de una masía en El Solsonès

by Tu Gestor de Salud 0 comments

Blog - Grifone de los Pirineos 2015

Le llaman la comarca de las 1000 masías y ahora entiendo el por qué. En un entorno rural, entre montañas y cultivos te vas tropezando con masías andes por donde andes. Con un paisaje mucho más mediterráneo de lo que venía recorriendo, me he sentido como en casa. Y nunca mejor dicho…. ¡Qué pedazo” de finca en la que he tenido la oportunidad de alojarme! Puig-arnau Pubilló es un pueblo rural, una finca de 250 hectáreas, en Canalda, formada por 13 masías. Llegar a este lugar cálido me transmitió mucha paz y tranquilidad, venía de pasar un fin de semana extremo en la alta montaña con frío y nieve.

puig-arnauy-400x400¡Vaya lujo poder disfrutar durante tres días de la casa o masía Grevoler!, un nombre que por cierto viene de un árbol protegido y típico de la zona que da las bolitas rojas de Navidad. De nuevo, el problema fue la cobertura y el wifi: por mi andaba desconectada, pero el feedback y compartir mis aventuras es una prioridad; así que con paciencia y calma iba buscando el lugar idóneo para poder usar internet y llamar a la familia. No es fácil andar conectado en estos lugares y me está costando un gran esfuerzo, aunque parezca mentira, el que más…  Descargué la furgoneta, preparé la cena y a descansar que el martes me esperaba un día intenso por Solsona.

En Solsona me esparaba Trini, del área de turismo, para tomar un café y presentarme a Mavi, arquitecta y deportista profesional, nacida en Solsona y que ha conseguido grandes triunfos como integrante de la selección catalana en la modalidad de raquetas de nieve y también en trail running. Mavi me acompañó a realizar la ruta de El Corriol de Solsona y la subida al Castelllvell, una ruta de trail y city running alrededor de la ciudad de cerca de 15km de senderos y pistas que me permitió conocer parajes solsoneros y disfrutar de la experiencia de una gran deportista.

mañana-corriol-solsona-450x450Tras la ruta de trail no podía faltar una ruta turística por la ciudad y por el casco antiguo. Trini y Nil me guiaron por las calles de Solsona, me acompañaron a visitar el Pou de gel(encantada de descubrir este lugar y su historia y uso), la catedral y las plazas, además del Consell General, al mismo tiempo que me explicaron la cultura y el folklore de la ciudad, con sus fiestas mayores y carnaval y sus gigantes y bestiario. Por cierto, que tengo anotado en la agenda volver para los carnavales, declarados fiesta de interés turístico nacional.

Tras la visita, hice una compras de productos de proximidad: un poco de queso y maíz hervido (nunca lo había probado y me pareció de lo más curioso y también jugoso ;) ) y me tomé un descanso en una terracita con Nil y sus amigos.

zoo-pirineos-500x500Por la tarde llegué a mi querida casita Grevoler para descasar, poner la lavadora (de nuevo, esto es un lujo), tirarme por fin al sofá (que en casi un mes que llevo viajando todavía no lo había hecho) y encender la chimenea. ¡Esto sí que fue un placer y un regalo!

 

El miércoles tocaba conocer la finca. Jesús me llevó a pasear y a conocer una de las zonas que tienen habilitadas para actividades al aire libre, con un puente tibetano, una vía ferrata y una zona de iniciación de escalada y barrancos. Mientras me contaba sobre la masía y su historia, cruzamos el puente tibetano y tras esto me llevó a conocer la casa principal, su iglesia y sus instalaciones donde celebran convenciones, bodas… ¡Vaya preciosidad de sitio! Conserva su encanto original con mucho gusto y pensé que si algún día me caso (¡qué lejos parece esto! ) este sería un lugar ideal.

Por la tarde decidí recorrer los senderos y descubrir el resto de escondites de la finca, así que siguiendo las marcas, algo perdidas, me di una carrerita por la zona con encuentros de fauna de todo tipo. Cerca del pueblo rural de Puig-arnau Punilló, hay un zoo (el Zoo Pirineu) que una pareja joven gestiona desde hace poco más de un año y que ofrece la oportunidad de conocer las aves y fauna de la zona. El jueves me acerqué a conocerles y disfrutar del espectáculo y las explicaciones. ¡Gracias por recibirme y enseñarme tanto de estos animales!

Por la tarde se avecinaba la tormenta… ¡y yo sin imaginármelo! Me habían ofrecido la gran oportunidad de realizar una de las rutas en BTT más bonita a la vez que dura de la zona, la Ruta de la Bòfia por la Vall de Lord, de unos 38 km con 1.280m de desnivel positivo y que sube hasta la zona más alta del valle y de la sierra de Port del Comte (como veis, ya me voy familiarizando con el catalán y hasta me atrevo a soltar y escribir alguna palabreja ;) ). Desde allí, las vistas panorámicas son espectaculares, atravesando la estación de esquí del Port del Comte y una zona muy bonita de bosques. La subida fue espectacular… y dura de pelar, pero acompañada de Josep Molins, del centro BTT Vall de Lord y Nordic Experience Center y encargado de gestionar y crear las Rutas BTT de la zona, parece que la pendiente se hizo más suave… ¡pero lo bueno estaba por llegar!

El día y las previsiones meteorológicas nos avisaban de la posible tormenta. Por este motivo, y a pesar del calor que hacía las 14h cuando iniciábamos la ruta, salimos abrigados y con el Gore-Tex® en la mochila, pero ninguno de los dos podíamos imaginar la que nos esperaba ahí arriba. Conforme ganábamos altura nos íbamos metiendo en la boca del lobo, las vistas panorámicas empezaban a desaparecer y la temperatura caía en picado, aun así entretenidos y contándonos historias y dándole a los pedales seguimos avanzando. En el punto más alto de la ruta, a 2.100m de altura, al final del Pla de Bacies, nos caían las primeras gotas, que no eran gotas, ¡si no piedras! Hubo una parada obligada para hacer foto, justo delante de la cima más alta del valle y sacar el ‘gore’ “por si las moscas”.

belen-bici-450x450Comenzamos a llanear para iniciar el descenso cuando de repente una tormenta de rayos y truenos empezó a caer a lo bestia sobre nosotros. Josep, muy tranquilo, continuaba pedaleando, y yo, valiente, le seguía sin darle mayor importancia, pero la piedra y la intensidad de los truenos cada vez eran mayores… Es difícil de explicar pero prometo que nunca (¡y mira que he recorrido km en montaña!) me había caído algo así. De repente todo un manto blanco de al menos 3 o 4 cm cubría el suelo, yo intentaba seguir la huella de la rueda de Josep sin salirme porque eso parecía una pista de nieve. ¡Vaya tela la que nos estaba cayendo encima! Y claro, en bajada y con la bici el impacto de la piedra (que no era pequeña) era notable y el dolor en la cara, las piernas, los brazos y todo el cuerpo empezó a hacerse un poco insoportable… Lo peor eran las manos, creía que se me caerían a trozos por congelación.

Aquí solo empezó la aventura: a los 5 minutos empecé a ver que no conseguía manejar la bici, pensaba que me patinaba por el manto blanco, ¡pero es que había pinchado la rueda! ¡Pero si acababa de recoger a Atenea (mi Orbea Alma H10) del taller! ¡Qué mala suerte llevo en este viaje con las ruedas! Primero Gea, después la rueda trasera de Atenea y ahora la delantera… ¿Y cómo leches había pinchado? En fin, no quedaba otra que seguir bajando como si no pasara nada para llegar lo antes posible. Era gracioso ver la cara de tranquilidad y calma de mi compañero Josep intentando transmitirme calma y quitándole importancia al asunto. Estábamos a 2.100m de altura, debajo de una tormenta de piedra, rayos y truenos a no sé cuántos grados bajo cero (después de haber salido con sol y calor), con una bici pinchada y a unos 20km más menos del coche.

belen-mal-tiempo-500x500En un momento de desesperación y llegando a las pistas de esquí, me paré y bajé de la bici: era imposible avanzar con la rueda así pero tampoco podía quedarme ahí en medio parada a punto de congelarme y de que me cayera un rayo encima. De la nada apreció un 4×4 con trabajadores que venían de buscar piedras y leña para una obra que estaban realizando. Josep salió disparado en su búsqueda y les hizo parar para que me pudieran bajar al coche y, como pudimos, echamos las bicis al coche y nos amontonamos unos encima de otros.

Fue todo un número vernos en el coche 4×4, que apenas podía avanzar sobre el manto blanco de piedras y hielo, cargados hasta arriba y con un grupo de sudamericanos que hablaban en catalán (muy graciosa y cómica situación en medio de los Pirineos) y con el limpiaparabrisas del vehículo roto de la cantidad de piedra que caía y que hacía la vez de pararrayos jaja… Ahora me río pero prometo que quería llorar, todo esto mientras mi compi y yo intentábamos entrar en calor y recuperar los dedos de las manos y pies. Menos mal que aparecieron estos chicos, si no no sé lo que hubiera sido de nosotros… Al final todo salió bien y se quedó en una anécdota de las más épicas para contar. Toda una gran aventura que de nuevo pone de manifiesto que esto de ser la Grifone de los Pirineos no es tarea sencilla.

Llegamos al coche por fin pero todavía quedaba conducir hasta la casa con Gea sobre esa capa de piedras heladas, y con mucho cuidado y despacito se portó como una campeona. Luego, ducha con agua hirviendo y a descansar, el rato de frío y dolor me dejó molida, ¡vaya susto! De nuevo la chimenea y esta vez una botella de vino comprada en Tavascan que tenía reservada para una ocasión especial fueron mis acompañantes perfectas para descansar y recuperarme de la batalla.

Hoy, después de compartir mis historias, descargar todas las rutas para el fin de semana intenso de montaña y cimas que me espera en la comarca del Berguedà, abandono mi querida casa Grevoler. De camino a mi nuevo objetivo, elPedraforca, y antes de abandonar el Solsonès haré una parada en Sant Llorenç de Morunys, a conocer la zona y hacer una ruta a pie (en mi caso ya os imagináis que será trailrunning) por el Santuari de Lord, Tossal de Vall-Longa i Cingles de Malagana, que me han asegurado que no tiene desperdicio, desde donde podré ver también el pantano de La Llosa del Cavall y la espectacular sierra de Busa. Así que allá voy, a disfrutar del paisaje y continuar mi viaje hacia el Berguedà.

¡A pasar un feliz y montañero, y espero que no muy pasado por agua, fin de semana!

Los comentarios están cerrados.

Lo último en el Blog

Twitter

Contacto

  • Calle Velázquez, 115, Madrid
  • Phone: 637 023 535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Facebook

.

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Siguenos

Síguenos

Aviso legal Y Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso legal, ACEPTAR

Aviso de cookies