• Phone: 637023535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Esquí de montaña, ‘trail running’ y más en el Val d’Aran

by Tu Gestor de Salud 0 comments

Blog - Grifone de los Pirineos 2015

20 de marzo de 2015

Domingo 15
El domingo llegué a Vielha sin piernas después de haber corrido esa misma mañana el maratón de Barcelona. Menos mal que pude descansar en el Hotel Albares, muy familiar y acogedor, después de un día de no parar.

Lunes 16
Este fue el primer día de mi aventura. Y lo empecé madrugando, como no podía ser de otra manera, para reunirme con Marisol, del Conselh Generau d’Aran. Juntas recopilamos información sobre actividades en el valle. Marisol me puso en contacto con Jordi Gavaldà, geólogo y gran deportista que trabaja en el Centro de predicción de aludes del Val d’Aran. El web del centro contiene mucha y muy buena información que cualquier montañero debería consultar antes de comenzar su ruta.

Jordi me explicó cómo trabajan diariamente para dar los partes de predicción y me invitó a salir a hacer esquí de montaña al día siguiente, hacia la cima del Montardo. Cansada aún por el maratón del día anterior, no pensaba hacer nada tan duro, ¡pero tampoco podía decir que no! Jordi también me pasó unos tracks para que pudiera completar la ruta de de trail running por diversos pueblos de la comarca de la que me habían hablado.

Por la tarde aproveché para dar un paseo por Vielha y visitar la iglesia de Sant Miquèu. En un intento de ir visitar otros pueblos… ¡zas! reventó una rueda de Gea, mi furgo. ¡Vaya mala suerte!, porque acabé enfrascada con la grúa y las correspondientes gestiones.

 

Martes 17
Comienzo el día con un desayuno de campeones en el Hotel Albares (¿he dicho ya que es muy acogedor y familiar? ¡Gracias Mercedes!). Me espera un gran día de travesía hasta el pico Montardo (2.833 m), guiada por los chicos del Centro de predicción de aludes del Val d’Aran.

 

Aran02_400La ruta es preciosa, técnica y creo que la más complicada que he realizado hasta ahora (por cansancio y por la dificultad de las bajadas). Mmmm, quizás no era la mejor forma de recuperarme del maratón, pero tampoco podía perderme la oportunidad de salir con estos profesionales y ver cómo analizan la nieve y el riesgo de aludes.

La ruta nos llevó unas cinco horas y media, con la ascensión al Montardo y pasando por el refugio de la Restanca, con unos 1.500 metros de desnivel positivo. La subida hasta la cima, aunque muy dura, fue preciosa. El sol y un poco de viento nos acompañaron durante la jornada. Tanto Jordi, que compite en esquí de montaña, como Iván (experto también del centro de predicción de aludes) y otro chico bombero que nos acompañó son grandes esquiadores y me iban haciendo sacar el higadillo.

En el camino hicimos una paradita en el refugio de la Restanca para comer algo y recargar pilas. Una vez pasado el refugio, paramos para analizar la nieve, una tarea laboriosa. No entendí mucho, pero me encantó poder estar ahí con ellos, observar su trabajo y escucharlos.

Seguimos la ruta hasta la cima con una pendiente final por la cara sur que se hacía interminable (por el sol, por la inclinación y ya por el cansancio). La llegada a la cima fue espectacular… ¡qué vistas! Fotos, algo de comida y para abajo. Esta fue la peor parte. Tocaba bajar una pala con mucha inclinación. Al final respiré aliviada pensando que era lo peor y que lo había superado con creces. Cuando oí decir a Iván “eres jabata, te podemos meter por la canal” respiré hondo y pensé: “¡Dónde leches me he metido!”. ¡Ja, ja! En realidad estaba tranquila, me acompañaban grandes profesionales.

Llegamos a la Canal Escondida. Unos 100 metros y 45 grados de pendiente máxima. Crampones y piolet para el primer tramo, que estaba helado y tenía una cuerda fija. Después ya pudimos ponernos los esquís. Yo preferí bajar la mayor parte con crampones mientras ellos se lanzaban a un descenso espectacular. La bajada hasta el coche fue larga y dura, y en otra de las canales vimos cómo Jordi rompió una placa. No ocurrió nada, ya que era un punto donde ellos ya preveían que podía pasar algo así y querían comprobar el estado de la nieve.

La cantidad de nieve y el cansancio acumulado me dificultaron la bajada, pero la disfruté mucho y el recorrido me encantó. El último tramo, a través de un bosque, fue precioso y muy divertido. ¡Y por fin llegamos al coche! Un día 10, con grandes compañeros y profesionales.

 

Aran02_400

 

Miércoles 18
Tocaba descanso activo y fui a esquiar a las pistas de Baqueira Beret. El día era espectacular, con buen tiempo y nieve de calidad. Me trataron muy bien en la estación, así como en Ski Service, donde me prestaron un superequipo de esquí.

Por la tarde aproveché para visitar Unya y Salardú. Quería conocer el museo de nieve, pero estaba cerrado, así que me fui para la iglesia de Sant Andreu de Salardú.

 

Jueves 19
Toca madrugar tras pasar la noche en el hotel Riu Nere, junto al río que le da nombre y la plaza del ayuntamiento. Allí descargo en mi reloj Suunto y en mi GPS Two Nav los tracks de la ruta de trail running que quería hacer y estudio los mapas que nuestros colaboradores de Editorial Alpina me han proporcionado.

Ah, tras esto tocaba mañana de taller con Gea para no seguir viajando sin rueda de recambio. Estando entre montañas todo se complica y, después de dedicarle la mañana a este asunto me voy sin rueda pero tranquila: todo quedará solucionado. ;-)

Aran02_400

A la hora de comer llego a Es Bòrdes, la localidad donde arranca la ruta de trail runnig, de unos 10 km y casi 600 m de desnivel positivo. Como algo rápido en la furgo, saco mi gimnasio móvil (hay que entrenar un poquito de fuerza y activar los músculos) e inicio la ruta. En las guías aconsejan una duración de cuatro horas. Yo la hice muy tranquila, trotando suave y andando, parando a hacer fotos y disfrutando del paisaje en unas 2h 15m. El recorrido es precioso, avanza por el GR y atraviesa siete pueblos muy pintorescos y característicos de los Pirineos. Puede ampliarse a 15 pueblos y me quedé con las ganas de completarla… pero me faltó tiempo.

Una vez acabada la ruta, me dirigí a Bagergue, al Hotel Seixes. ¡Lo que más me sorprendió es que desde la ventana de mi habitación podía ver el macizo de las Maladetas y el Aneto! ¡Todo un lujo! El fallo que tuve fue no hacer la foto en ese momento, ya que pensaba que con la luz de la mañana se vería mejor. Sin embargo, este viernes a las 7.30 horas estaba un poco nublado y no he conseguido verlos.

Voy a recargar fuerzas con un suuuuperdesayuno y me marcho a la Alta Ribagorça. Allí me esperan más aventuras con Pirineos Experience y algunos de los deportistas del Grifone Team. ¡Estoy deseando seguir disfrutando con esta extraordinaria experiencia y compartirla con vosotros!

Los comentarios están cerrados.

Lo último en el Blog

Twitter

Contacto

  • Calle Velázquez, 115, Madrid
  • Phone: 637 023 535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Facebook

.

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Siguenos

Síguenos

Aviso legal Y Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Aviso legal, ACEPTAR

Aviso de cookies