• Phone: 637023535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Del mar al cielo de Cataluña: la Pica d’Estats

by Tu Gestor de Salud 0 comments

Blog - Grifone de los Pirineos 2015

Llegaban mis días libres y seguí mi buen propósito de dejarme llevar ;) .

Una mañanita de paseo y reflexiones por la playa cerca de L’Escala y un par de llamadas bastaron para iniciar mi ruta hacia las alturas. Era un buen momento para visitar a Domi Trastoy, un buen amigo de Andorra, trail runner de los míos y gran alpinista que acababa de llegar del campo base del Makalu. Pasar unos días con él, intercambiando vivencias y disfrutando de sus montañas me parecía el mejor plan. Además visitaría zonas del Pirineo todavía desconocidas para mí.

De nuevo realicé km y km de curvas, carreteras estrechas y paisajes únicos para cruzar el Pirineo hasta llegar a Os de Civís, un pueblecito catalán perteneciente l’Alt Urgell pero situado dentro de Andorra. Allí me recibía Domi en el hotel Os de Civís (propiedad de su familia), un espectacular lugar a pie de la montaña a 1.700m de altura y donde me instalé tres días.

Entre locos montañeros nos entendemos y no había mejor forma de celebrar nuestro encuentro que con una ruta de trail running que nos guiaría desde la puerta del hotel a la cima más alta de l’Alt Urgell, el pico de Salòria (2.789m).

“Aquí los desniveles no son normales”, pensé. ¡En 6km hemos subido 1.200m de desnivel positivo!!!!!

Pero entre historieta e historieta subimos sin darnos cuenta… De nuevo, contemplé la belleza de estar ahí arriba y  compartir el momento con un buen amigo era lo mejor que podía estar haciendo en ese momento. De vuelta al hotel nos esperaba una gran cena (aquí si te descuidas te ponen el solomillo de postre ;) ) con amigos de Domi para celebrar su vuelta a casa.

comapedrosaAl día siguiente nos esperaba otra gran aventura: subir a la cima más alta de Andorra, el Comapedrosa de 2.943m. Y esta vez volvía a calzarme los esquís!!! Qué ilusión me hacía volver a sacar las tablas y pieles de foca para disfrutar de la nieve en primavera. Lo que no recordaba era lo sufrido que es portear esquís y botas a la espalda bajo temperaturas veraniegas hasta encontrar la nieve!!! Vaya paliza nos dimos para llegar a los 1.900m de altura, que es más menos donde pudimos calzarnos las botas y los esquís.

Allí nos esperaba Lluís Sanvicente, otro de los grandes e integrante del equipo Grifone, un gran esquiador y corredor de montaña que casualmente también era amigo de Domi. Para calentar, Lluís ya se había metido unos metrillos de desnivel, menos mal porque si no me matan…  (¡cómo andan estos chicos,bufff…!).

Tras una subida durilla y peleas continuas con la nieve y los esquís a la espalada y atrapada hasta las rodillas, conseguí llegar a la cima y disfrutar de nuevo de ese suuuper momento. Seré pesada con esto pero para mí estos ratos son únicos y aunque cada semana he podido disfrutar de varios momentos como este en diferentes cimas, cada minuto ahí arriba y hasta llegar ahí, es único e irrepetible. La bajada la disfrutamos mucho, aunque con nieve fue muy peleona. Y llegó la hora de cargar los esquís otra vez y pasar más calooooor….

El viernes tocaba una ruta en bici y un poquito de escalada. Mola tener amigos a quienes les apasione tanto la montaña como a mí, cualquier actividad es buena para pasar un rato divertido… Entre tanto, mi cabecica no paraba de dar vueltas. Me quedaba libre el sábado y domingo y tenía una tarea pendiente muy importante: subir a la cima más alta de Cataluña, la Pica de Estats (3.143m).

Un buen puñado de cimas conseguidas

Durante los dos meses de aventura grifonera he subido muchas cimas, tantas que ya he perdido la cuenta, pero en cada comarca e ascendido a algunas de las más emblemáticas: Montardo en la Vall d’Aran, Cortiselles y Portarró enAigüestortes, también el Tuc del Moró, en la Vall de Boí, algún 3.000 en el Pirineo aragonés durante mis vacaciones de Semana Santa (Aneto, Alba y Maladeta), otras grandes como la Tossa Plana de Lles, Pic del Setut, Tossal Bovinar,Puigpedrós y Puigmal en la Cerdanya, Pedraforca y la Tossa Alp en el Berguedà, el Taga en el Ripollès, el Comanegra yPuigsacalm en la Garrotxa, y varias de las cimas en el Cap de Creus y que no recuerdo sus nombres… ¡Pufffffff! Sabía que había hecho metros de desnivel pero no tantos!!!! Si me pongo a sumar números me quedo sin piernas je,je

Peeeeero entre tantas y tantas otras me faltaba la cima más alta de Cataluña: la Pica d’Estats, situada en el Parc Natural de l’Alt Pirineu. Cuando pasé por esta zona no tuve la oportunidad de acceder a ella porque las condiciones climatológicas no eran buenas (había temporal de nieve y riesgo alto de aludes) por lo que avancé en mi viaje con esta espinita clavada pero convencida de que en algún momento tendría la oportunidad de volver atrás y coronar la cima más alta de Cataluña, entre otras cosas porque cuando se me mete algo en la cabeza no paro hasta conseguirlo ;) .

esquis-300x300Comentando este deseo con Domi y Lluís, buenos conocedores de la zona, me comentaban que la mejor opción ahora era realizar la ascensión por Francia, ya que la cara española, cara sur, no tendría buenas condiciones de nieve ni para esquiar ni para subir a pie. La idea de hacerlo sola no me convencía,  ya que era una ruta para hacer en un par de días, debía portear esquís, tendría que pasar la noche en un refugio y llevar todo el material de seguridad (pala, sonda, crampones, piolet…) Intentaba quitármelo de la cabeza y pensar que ya habría otra ocasión, pero la Pica, la Pica, la Pica… Estaba ahí sin dejar de picar ;) en mi incansable cabecica.

Así que tuve la decisión tomada, siguiendo los consejos de estos buenos montañeros en los que confiaba al 100%  (que no me acompañaron porque no podían por trabajo) y que me aseguraban que estaba preparada para hacerlo sola. El sábado inicié mi camino hasta Francia para arrancar la aventura. Eso sí, aventura por tramos, paso a paso y sin presiones: “si llego, llego y si no lo veo claro me vuelvo”, me convencía a mí misma.

Primer objetivo: cruzar la frontera y llegar a Artigue, a unos 250 km de Andorra, lo que ya era un paseo largo en furgo.

Segundo objetivo: Una vez allí, preparar el equipo e iniciar el camino de subida hasta el refugio del Pinet, a 2.240m de altura. Para ello tenía que salvar unos 1.050m de desnivel positivo y alrededor de unos 8km, un paseíto a 27 grados de temperatura y cargando con la mochila con todo el material de seguridad: crampones, piolet, saco de dormir, comida, agua, y por supuesto esquís y botas.

puesta-300x533Con calma y paso a paso, tiré parriba hasta donde llegara… Si me cansaba, estaba a tiempo de hacer vivac. Esperaba y andaba convencida de que esta opción no se diera, pero había que barajarla por si se daba el caso, que no me pillara de sorpresa… Menos mal (o mala suerte, según lo mires) que cerca de los 1.700m de altura la niebla se echaba encima, el sol dejaba de apretar pero empezaba a perder visibilidad… Ya la hemos liado, pensé. Menos mal que de nuevo mi track en el Suunto y en el GPS TwoNav y los mapas de la Editorial Alpina me acompañaban…

Lluís me había indicado que si había nieve no siguiera el camino tradicional sino las huellas de los esquiadores, pero no veía ni huellas ni na de na, solo niebla… Empezaba a no ver nada, pero también me había avisado de que el refugio no se veía y eso me tranquilizaba. Seguí subiendo, de nuevo con la idea de que si no lo veía claro me daba media vuelta. Pasico a pasico me iba comiendo metros de desnivel, me pude poner los esquís y aún con algún tramo de esquí matojo y de salto de piedras con tablas por fin vi en mi reloj los 2.100m de altura. Debía estar cerca… “Un poco más y seguro que veo el refu”, pensé… ¡Y ahí estaba!!! Precioso, en frente de un lago con unos cuantos locos como yo viendo el atardecer en la puerta…. Idílico, y lo mejor, ¡No estaba sola! Qué alegría tuve, segundo tramo superado.

En el refugio había 6 franceses con esquís y 4 españoles a pie. Y la loca de la Grifone que llegaba sola pero feliz,feliciiiisima de estar ya ahí arriba. Acostarse y despertarse con esas vistas engancha!!! Y cualquier esfuerzo merece la pena para estar en ese lugar, o al menos eso me parece a mí.

El tercer paso era pasar la noche lo más calentita y cómoda posible. En estas fechas, el refugio todavía está sin guardar pero el espacio para dormir era cómodo y acogedor. Parece mentira lo que bajaron las temperaturas: llegamos a -9 grados. ¡Qué frio y qué de ronquidos…! Además, ya lo notaba en Andorra, me estaba dando fiebre y no era mi mejor día, pero con lo que me había costado llegar hasta ahí no era momento de dejar manifestarse a los virus. Bien encogidita en mi saco y con la emoción de estar allí, pase la noche requetebién.

pica-970x526Al día siguiente era el gran día: la fiebre mareaba, pero un paracetamol y ¡a no pensar en ella! La gente comentaba que iba a estar todo helado, yo quería confiar en que no fuera así, pero evidentemente la nieve estaba congelada, así que con cuchillas y a tramos con crampones iba avanzando… Me esperé en salir la última a ver si el sol transformaba la nieve, pero no podía esperar mucho porque luego la bajada sería infernal con el calor y la nieve papa, así que media horita más tarde, y siguiendo y las trazas del resto de esquiadores, me lancé a por la Pica. Aun así pronto alcancé al personal y fui la primera que llegué a la cima je,je… Parece que tanto Pirineo y entreno está teniendo su efectoJ. La cima fue lo más fácil del recorrido, a una altura de 2.700 la nieve empezaba a cambiar y pude avanzar sin problemas.

Por fin vi la suuuuuper cruz, ¡qué pedazo de momento!!! Llegaba al techo de Cataluña en un día precioso de mayo!!! De nuevo otro gran reto para mí y una gran aventura.

nieve-500x312La bajada sirvió para disfrutar al máximo de mi último día de nieve de la temporada, reflexionar lo vivido hasta llegar ahí arriba y despedir mis aventuras en el Pirineo  como una auténtica Grifone.

Quedaba un buen tramo de bajada con esquís y el dichoso porteo peeeero de nuevo estaba donde quería estar y haciendo lo que quería hacer… Llegué al coche reventada por el calor y la fiebre, que fue en aumento, pero muy contenta de haber tenido la oportunidad y la decisión y la fuerza para llevar a cabo esa aventura. Para mí, todo esto es un gran reto: pensar que es mi segunda temporada haciendo esquí de montaña, ¡y también esquiando!, que no soy alpinista (que mi primer 3.000 fue el Aneto en enero), ni esquiadora, ni corredora profesional… pero, eso sí, soy luchadora y aventurera y pongo el 100% en cada nuevo reto que me propongo :).

Tocaba volver a Girona, a por el final del viaje… Camino largo el de vuelta hasta ver de nuevo el mar, en Palamós en laCosta Brava, donde podré disfrutar de mi última semana como Grifone de los Pirineos recorriendo parte del Camí de Ronda.

Comienza la cuenta atrás…

Los comentarios están cerrados.

Lo último en el Blog

Twitter

Contacto

  • Calle Velázquez, 115, Madrid
  • Phone: 637 023 535
  • Email Address: belen.rodriguez@tugestordesalud.com

Facebook

.

Instagram

Instagram did not return a 200.

Siguenos

Síguenos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies